20.07.16



Marc Agulles para

Ludificación, Coaching y Golf







Cuántas veces hemos olido hablar de la importancia en el equilibrio que existe entre nuestros pensamientos y el resultado de los mismos transformado en nuestras acciones o resultado de las mismas. El resultado puede ser:
1. El deseado o buscado,
2. El conocido pero no deseado.
3. El desconocido (rara vez ocurre pero nos puede llevar a nuevos horizontes).
No hay lugar a duda, la relación entre nuestros pensamientos y nuestras acciones, los primeros nos definen desde lo más hondo de nuestro ser, lo más intrínseco de nuestra persona, las segundas, las acciones, no es más que la reacción o resultado de nuestro pensamiento.
Es una ecuación exacta:
• Pensamiento Interior positivo = Resultado Exterior positivo. (Incluso en el “fracaso del resultado obtenido” se extraen conclusiones y aprendizajes positivos.
• Pensamiento Interior Negativo = Resultado Exterior catastrófico.

Podemos aprender mucho de aquella historia, de una madre que le lee a su hijo, con el rostro lleno de lágrimas, una nota que le ha llegado del director del colegio. El hijo viendo a su madre llorar le pregunta:
¿Por qué lloras madre?
A lo que su madre le responde:
Es de emoción y orgullo que siento por ti hijo.
Acto seguido le lee la carta en la que le dicen: “Estimada Señora, su hijo es Superdotado, con una inteligencia y capacidades muy por encima de los mejores del colegio y lo mejor es que siga los estudios desde casa con Usted, ya que no tienen medios para poder atender como es debido a su hijo”. Años más tarde, el hijo, un prominente científico de reputación mundial, guardando las pertenencias tras el fallecimiento de su madre, encuentra una nota de su colegio dirigida a su madre, tras leerla se llena de lágrimas, ternura, amor y emoción, y dice así la nota: “Estimada Señora, si hijo no puede continuar en este colegio, ya que su rendimiento está muy por debajo de la media y entorpece nuestro proyecto”.
Esta madre, nos dio el ejemplo claro de lo directa que es la relación entre nuestros pensamientos /creencias y nuestras acciones, hizo que las creencias de su hijo fueran potenciadoras y no limitantes, haciendo de su hijo una de las personas de referencia a nivel mundial en su área.
Brian G. Dyson, un ex presidente ejecutivo de Coca-Cola: “Imaginaos la vida como si fuera un juego en el que estamos haciendo malabarismos con cinco bolas en el aire. Le ponemos un nombre a cada una de las bolas:
1. trabajo,
2. familia,
3. salud, deporte
4. amigos,
5. y espíritu,
y tenemos que mantener todas estas bolas en el aire. Pronto os daréis cuenta que el trabajo es una pelota de goma. Si se os cae, se recuperará botando. Pero las otras cuatro bolas de la familia, la salud, los amigos y el espíritu son de cristal. Si se os cae una de estas, será irrevocablemente dañada, marcada, tendrá muescas o incluso se romperá. Nunca volverá a ser igual después del golpe.
A mí me gustaría más, hablar de equilibrio de los 5 pilares, en cuanto uno flaquea, los otros 4 tienen que hacer un sobreesfuerzo para que se continúe manteniendo el equilibrio. Si hablamos del orden de importancia de los pilares, podemos establecer un símil comparativo con la famosa PIRAMIDE DE MASLOW en la que se ordenan las necesidades de los hombres, en este caso hablamos de las prioridades en el equilibrio personal.


Marc Agulles
DElegado de Coaching en Levante, España , colaborador de Ludificación, Coaching y Golf así como en La Radio de Coaching Golf